Quiénes somos

ONG INDÍGENA DE DERECHOS HUMANOS

El Movimiento Indígena Nación Wayuu es una Organización Indígena No Gubernamental sin ánimo de lucro, defensora de los Derechos Humanos. Fue constituida un 07 de diciembre del 2016 mediante la declaratoria de una asamblea permanente desde el territorio indígena y ancestral KATSALIAMANA Jurisdicción del Municipio de Uribía.
En el año 2017 adquiere su personería jurídica convirtiéndose en una de las primeras organizaciones defensoras de Derechos Humanos en el Departamento de la Guajira compuesta por Autoridades Tradicionales Indígenas, Afros y profesionales voluntarios en diferentes áreas.

Defiende y promueve integralmente los derechos humanos, el gobierno propio de los pueblos indígenas y su ejercicio de autoridad para que asuman con unidad, autonomía y dignidad, el control de sus territorios desde una perspectiva de indivisibilidad e interdependencia, con el objetivo de contribuir a la construcción de una sociedad justa y equitativa en la perspectiva de la inclusión política, económica, social y cultural.


OBJETIVO GENERAL

Defender y promover los Derechos Humanos desde una perspectiva integral, partiendo de la unidad y la relación de dependencia recíproca entre todos los derechos y libertades, para contribuir a la lucha contra la impunidad y a la construcción de una sociedad justa y equitativa, en la perspectiva de la inclusión política, económica, social y cultural, y propender por el respeto y la plena vigencia de los derechos de los pueblos indigenas a la soberanía, autodeterminación, desarrollo y paz con justicia social.


Visión 

Pueblos Indígenas reconocidos y respetados en el ejercicio pleno de sus derechos, culturas e identidades, con organizaciones sólidas, fortalecidas en sus capacidades administrativas, técnicas, económicas, políticas, sociales y culturales a través de sus propios procesos de desarrollo sostenible, que, en convivencia intercultural, incorporan sus identidades en el desarrollo y gestión económica y democrática de los Estados nacionales de América Latina. 


Misión 

Defender y promover los Derechos Humanos desde una perspectiva integral, partiendo de su indivisibilidad y la interdependencia de todos los derechos y libertades, para contribuir a la superación de la impunidad, la consolidación de un Estado Social de Derecho, democrático y participativo, con una sociedad justa y equitativa, en la perspectiva de la inclusión política, económica, social y cultural, y alcanzar una paz estable y duradera para los pueblos indígenas.

DONACIONES

RESEÑA HISTORICA

El movimiento Indígena Nación Wayuu Nace el 07 de Diciembre del año 2016 desde el Territorio Indígena Ancestral KATSALIAMANA Jurisdicción del Municipio de Uribía, como resultado de unas graves y constantes violaciones a los Derechos Fundamentales de los Pueblos Indígenas del Departamento de la Guajira por parte del estado Colombiano y sus empresas filiales explotadoras de los recursos naturales del departamento.

En la comunidad Indígena y ancestral de KATSALIAMANA , ubicado sobre el KM 70 de la línea Férrea, Jurisdicción del Municipio de Uribía, Autoridades Tradicionales y líderes Indígenas de los municipios de URIBÍA, MANAURE, RIOHACHA, ALBANIA, HATONUEVO, DISTRACCIÓN Y FONSECA, se declararon en Asamblea permanente, para debatir y concertar sobre las flagrantes violaciones del ICBF a los derechos fundamentales de los pueblos indígenas, al proceder de manera arbitraria e inconsulta en contra de las organizaciones indígenas filiales a cada zona o territorio, quienes venían operando de manera transparente y con sentido de pertenencia en cada una de sus comunidades, los cuales fueron desvinculados sin ninguna explicación. En búsqueda de una solución rápida y oportuna, actuando bajo los principios del dialogo y la conciliación, contando con la mediación de los directivos de la empresa multinacional CERREJÓN, se exigió la presencia de algún delegado de ICBF para que diera explicaciones y soluciones frente al tema que se estaba debatiendo, pero estas peticiones de manera OMISIVA y ARBITRARIA fueron ignoradas por el ICBF.

Gracias a la mediación de los órganos de control y la Directiva de Cerrejón, se logró concertar una reunión en las Instalaciones del auditorio del ICBF Regional Guajira, en donde fuimos atendidos por la señora GLORIA BRITO CHOLES, Directora (E) ICBF Regional Guajira, quien después de escuchar los argumentos por parte de los lideres delegados por las autoridades tradicionales, simplemente se limitó manifestar que el ICBF era autónomo en sus decisiones y que la consulta previa libre e informada para esa institución no aplicaba. Los directivos de la empresa Multinacional Cerrejón, y los órganos de control asistentes, insistieron en mantener la vía del diálogo y la concertación con el ICBF, Por lo que acordaron con la regional ICBF, que en el lugar en donde estaban las autoridades tradicionales en asamblea permanente, el día 27 de Diciembre 2016 asistirían funcionarios delegados del orden central de ICBF.

Nuevamente ICBF incumplió sus promesas ante el pueblo wayuu. Los delegados del orden central de ICBF con poder de decisión nunca llegaron, pero en cambio sí se presentó la señora MILENE PALACIO, Coordinadora zonal del municipio de Manaure y como una afrenta más al indignado pueblo wayuu, por los abusos y atropellos de ICBF a sus derechos fundamentales, solo se limitó a ratificar las posturas arrogantes y arbitrarias de ICBF reiterando que todas las peticiones y reclamos a ICBF por las presuntas violaciones a sus derechos como pueblo indígena no aplicaban, ya que el ICBF era un órgano estatal autónomo.

El secretario de Gobierno Departamental, Dr. WILSON ROJAS VANEGAS, Secretaria de Asuntos Indígenas Departamental, Doctora XIOMARA CURVELO, Secretaria de Gobierno Municipal de Uribía, Defensoría del Pueblo y directivos de Cerrejón, acudieron hasta el sitio de concentración, manifestando a las autoridades tradicionales indígenas y líderes, su apoyo incondicional al proceso, ya que ellos como gobierno Departamental, también estaban siendo estigmatizados e ignorados por el ICBF, por lo tanto planteaban realizar una mesa de trabajo el día 11 de enero 2017, encabezada por el Gobernador del Departamento de la Guajira para la fecha, Alcaldes de los diferentes municipios involucrados, organismos de control y por supuesto Delegados del nivel central de ICBF con poder de decisión, con la finalidad de llevar a feliz término las peticiones de las autoridades tradicionales y líderes indígenas, fundamentadas previamente en el convenio 169 de 1989 de la OIT aprobado por la ley 21 de 1991, artículos 246, 287 y 329 de la constitución política de Colombia.

Una vez más, ICBF se burla del pueblo wayuu, pero esta vez no era del pueblo wayuu solamente,  sino también del primer mandatario de los Guajiros, quien convencido de la seriedad y responsabilidad de esa Institución y en aras de mantener el orden y el dialogo con la población wayuu convoco a la mesa trabajo a los alcaldes de los Municipios de Uribía y Manaure,  al presidente de la ONIC, delegados de la Procuraduría, Contraloría y Defensoría del Pueblo y por supuesto a delegados de la Dirección Central de ICBF, quienes de manera  irresponsable y premeditada no acudieron, argumentando falacias. Esto conllevo a las autoridades tradicionales, líderes indígenas y la comunidad en general  a concluir que ICBF no es fiel a sus principios éticos como institución protectora de los derechos de los niños, ya que con su posición oligarca y tirana de imponer operadores filiales a sus intereses económicos y políticos, solo contribuye al exterminio de nuestro pueblo, ultimando que su política nefasta y mañosa asesina más niños que la misma desnutrición.

En uso de sus facultades legales y constitucionales, el señor Gobernador, Dr. WILMER GONZALES, ante el incumplimiento de ICBF, decidió viajar hasta la ciudad de Bogotá, con el mensaje de las autoridades tradicionales ante la presidencia de la Republica, por las flagrantes violaciones de ICBF a los derechos fundamentales de los pueblos indígenas.

En las instalaciones de la gobernación del Departamento de la Guajira, se llevó a cabo reunión con el alto consejero Presidencial para las regiones, Dr. CARLOS EDUARDO CORREA ESCAF, a quien se le entrego en sus manos DENUNCIA PUBLICA, por las flagrantes violaciones a los derechos fundamentales de los pueblos indígenas, por parte de ICBF (Autonomía territorial, Gobierno Propio, Sistema Político Administrativo, consulta previa y concertación, participación Real y efectiva y Autodeterminación).   El señor consejero se regresó a la ciudad capital con el compromiso de regresar lo más pronto posible con soluciones reales y efectivas a las denuncias y peticiones de las autoridades tradicionales de la Nación Wayuu. (Se anexa copia del recibido Rad. No. EXT17-00005688 fecha 19/01/17)

Como respuesta a las denuncias y peticiones ante Presidencia de la república, los líderes indígenas de la Nación wayuu, el día 24 y 25 recibieron mensajes con amenazas de muerte a sus teléfonos celulares y mediante panfletos tirados en las residencias de cada uno, tal como se evidencia en la denuncia penal Consecutivo No. 00007 de fecha 25/01/2017 interpuesta por la señora JUDITH DEL CARMEN ROJAS IPUANA.

 Las autoridades tradicionales indígenas de la Nación Wayuu, en razón a las amenazas de muerte a sus líderes, decidieron retomar la asamblea permanente instalándose en la comunidad indígena de KATSALIAMANA, Territorio ancestral, para debatir y concertar las vías a tomar, ya que los organismos de control y el gobierno Local, Departamental y Nacional no había hecho pronunciamiento alguno frente a las amenazas de muerte a las autoridades tradicionales y líderes indígenas.

Al no recibir respuesta alguna por parte de estas entidades, las autoridades tradicionales el día, siendo las 18:00 horas,  decidieron tomar posesión total del territorio ancestral de KATSALIAMANA, Bloqueando la línea férrea y evitando así el paso del tren que atraviesa por todo el territorio indígena y ancestral de las comunidades indígenas de la Gran Nación Wayuu.

cuando ya se completaban 36 horas de la asamblea permanente sobre el territorio ancestral de KATSALIAMANA, sobre la línea férrea y la vía nacional que conduce de cuatro vías a Uribía sobre el KM 70, amanecieron panfletos con amenazas de muerte, suscritos por una supuesta banda criminal en donde manifestaban lo siguiente:

“2 Advertencia. TIENEN 24 HORAS PARA QUE DESALOJEN LA VIA Y SE RETIREN DEL PROCESO QUE YA USTEDES SABEN, ESTAN TODOS IDENTIFICADOS Y UBICADOS NO SE HAGAN MATAR POR LO QUE NO ES DE USTEDES Y SI QUERIAN SABER QUIENES SOMOS… RASTROJOS DE COLOMBIA”

En las instalaciones de la casa de Justicia del municipio de Uribía, se realizó un consejo extraordinario de seguridad, en donde asistieron en su orden, el señor Secretario de Gobierno Departamental Dr. WILSON ROJAS VANEGAS, Alcalde del municipio de Uribía, Dr. LUIS ENRIQUE SOLANO, Secretario de Gobierno municipal de Uribía, Dr. RUBEN ALMAZO, Comandante Departamento de Policía Guajira Coronel TITO YECID CASTELLANOS TUAY, Comandante decima brigada del ejército, General PABLO ALFONZO BONILLA VASQUEZ, Defensoría del Pueblo Doctora SORAYA MERCEDES ESCOBAR ARREGOCES, Altos directivos de cerrejón, Autoridades tradicionales y líderes indígenas representantes de la nación Wayuu; Esto con la supuesta finalidad, de brindarle seguridad a los líderes y autoridades tradicionales que se encontraban en asamblea permanente en el territorio indígena y ancestral de KATSALIAMANA.

Siendo aproximadamente las 15:00 horas, hasta la comunidad de KATSALIAMANA en donde se encontraban las autoridades tradicionales reunidas, se presentó un señor mayor de la policía nacional, de apellido RUIZ, en compañía de un señor general del ejército de nombre PABLO ALFONZO BONILLA VASQUEZ. Estos altos mandos policiales y militares llegaron  con un discurso conciliador, manifestando que su presencia en el lugar era para brindar y garantizar la seguridad de los líderes y Autoridades Tradicionales amenazados por reclamar y exigir sus derechos y por lo tanto se podían sentir seguros y protegidos por su Policía y Ejército Nacional.

Siendo aproximadamente las 23:40 horas,  hasta el territorio indígena y ancestral de KATSALIAMANA, ingresaron aproximadamente doscientos hombres, fuertemente armados y vestidos de negro, lanzando gases tóxicos, cortando el hico de los chinchorros en donde se encontraban mujeres y niños descansando, a quienes sin piedad ni compasión golpearon salvajemente, así mismo retuvieron en contra de su voluntad a seis autoridades tradicionales indígenas que se encontraban en el momento, a quienes a punta de golpes fueron obligados a subir a un camión. En esta incursión ilegal este grupo despojó a las lideresas y autoridades de sus propiedades, tales como dinero en efectivo, Un computador Portátil, chinchorros, mochilas, teléfonos celulares, víveres, sillas, mesas, entre otras pertenencias.

Las seis autoridades tradicionales y un menor de edad retenidos ilegalmente, fueron trasladados hasta los calabozos de la estación de policía del Municipio de Maicao, mientras que las lideresas indígenas siguieron sobre la línea férrea haciendo resistencia.

El grupo armado vestido de negro redoblo su fuerza tan solo para desalojar y golpear a 12 mujeres indígenas que seguían haciendo resistencia para hacer valer sus derechos como pueblo indígena, a quienes mediante el uso excesivo de las fuerzas, de sustancias químicas (gases) y armas no convencionales lograron someter a estas indefensas mujeres,  pero mas no de hacerlas desistir de sus ideales de lucha y resistencia ante la opresión del estado, ya que hasta el día de hoy y ANTE LA MIRADA INDIFERENTE del Gobierno Nacional y organismos defensores de los derechos indígenas y/o humanos, aún siguen en resistencia, con las amenazas latentes de ser asesinados, judicializados y/o privados ilegalmente de su libertad, solo por el hecho de exigir respeto desde sus territorios ancestrales, a sus derechos fundamentales como pueblos indígenas.